CUBA: LIBRA DE CERDO A 80 CUP Y “SI NO LE GUSTA CÓMASE EL DINERO” (+VIDEO)

Una cubana identificada como Tania Acosta, no pudo esconder su indignación luego de la respuesta de un vendedor que le estaba ofertando carne de cerdo a 80 CUP, cuando el precio “topado” es de 45.

“Si no le gusta cómase el dinero”, le dijo a la mujer residente de Cerro.

El diario estatal Tribuna, reseña igualmente el caso de Alfredo Pérez, a quien le estaban ofreciendo cada plátano vianda a seis pesos, cuando lo estipulado por la dictadura es de máximo 3,50 pesos cubanos.

Pero la realidad detrás de estos eventos es la misma, la falta de producción en Cuba, el control precios y el acoso al sector privado.

El mercado internacional se mueve por el principio de oferta-demanda y en la Isla, pese a tener un sistema socialista fracaso, se aplica lo mismo.

Todo viene siendo una cadena. Si al productor de cerdo se le encarecen los costos en la cría y procesamiento de la carne, este aumento va reflejado en el producto.

Sin embargo el castrismo enfila sus medios para atacar a los vendedores, haciéndolos pasar como los enemigos del pueblo, cuando ellos son una víctima más de un sistema económico y productivo fracasado.

Pero en vez de rectificar, el castrismo “aprieta” y durante la crisis del coronavirus el acoso a cuentapropistas es aún mayor.

“Hasta la fecha superan las 17 mil acciones de control, que abarcan imposición de multas, retiro de licencias y del permiso de arrendamiento de locales estatales”, comenta Orestes Llanes Mestre, coordinador del Programa de Fiscalización y Control del Gobierno de La Habana.

A juicio del régimen, los vendedores pretenden “timar” a los compradores. “Tal ha sido el reclamo de las autoridades de la capital y nada ni nadie debe quedar excluido si contraviene lo establecido”.

Eliezer Almarales Grave de Peralta, jefe de grupo de La Dirección Integral de Supervisión y Control (Disc) en La Habana, indicó que quienes dentro del comercio minorista en CUP y CUC eleven los precios serán sancionados.

En cuanto a los TCP presuntamente se agilizaron los trámites y directamente se les aplican multas o las leyes; en el caso de los estatales, si la medida va más allá de una cuantía a pagar, pasa a manos de las administraciones.

“Siempre exigimos severidad, pero es una batalla fuerte, pues corresponde a los órganos de dirección de los centros estatales definir las medidas. Pero entonces sacan a relucir atenuantes, como el tiempo del trabajador en el sector sin cometer violaciones, y solo aplican amonestaciones. La mayoría vuelve a transgredir los precios”, aseveró Almarales

Fuente: Cubanos por el Mundo

error: Content is protected !!